Contenido principal

Prensa

Mediación de la Dirección del Trabajo pone fin al conflicto en Aguas Andinas

Tras 18 días de conflicto, y reunidos por la Dirección del Trabajo, la empresa y los trabajadores acercaron posiciones y llegaron a un acuerdo.

01/08/2014

La solución fue conseguida gracias a la intervención del Director de la Región Metropolitana Poniente, Jorge Meléndez, y del Coordinador de Relaciones Labores, Max Álvarez.

Así, después de extensa jornadas de conversaciones, dirigentes sindicales y la gerencia de la empresa terminaron la negociación en forma exitosa, lo que implicó poner fin a las tomas de los centros de pagos que los trabajadores mantenían desde el 14 de julio.

Los 600 trabajadores involucrados consiguieron un reajuste de porcentaje variable para cada sindicato, en un rango del 2% al 4%, y con un promedio del 3,2%; el pago de un bono de término de conflicto de $1.800.000, más un préstamo blando otorgado por la empresa. Otros beneficios, también solicitados en su pliego de peticiones y obtenidos, fueron las gratificaciones para Navidad y Fiestas Patrias; incremento en el bono de locomoción y aumento en el número de becas para los hijos.

El conflicto involucró a los sindicatos 1 y 2 de Aguas Andinas, más el sindicato de profesionales.

Las acciones de la Dirección Regional Metropolitana Poniente del Trabajo, para tratar de lograr un acuerdo, habían comenzado el viernes 25 de julio cuando el Director Regional y el Coordinador de Relaciones Laborales se reunieron, en el hall central de las oficinas de la IPT de Santiago, con más de 20 dirigentes de los sindicatos en paro. Entre estos últimos, participaron los presidentes de los sindicatos de trabajadores -Víctor Navarrete, Héctor Triviño y Carlos Salgado- y el del sindicato de Profesionales y Técnicos, Pedro Sepúlveda. Esta reunión permitió que los trabajadores abandonaran la toma del edificio principal de la empresa, y que los representantes de la empresa se sentaran a la mesa de negociación propuesta por la DRT, la que comenzó el 28 de este mes.

Dado que se trataba de dependientes de una empresa de utilidad pública, los trabajadores tenían prohibición de ejercer derecho a huelga y, por lo mismo, en caso de no llegar a acuerdo, deberían haberse sometido obligadamente a un arbitraje.

Como originalmente los puntos de ambas partes estaban muy distantes, la mediación de oficio de la Dirección del Trabajo buscó un acercamiento, logrando allanar el camino para la resolución del conflicto, actuación que fue muy bien recibida y valorada por los actores laborales involucrados.

Temáticas: Mediación Laboral