Contenido principal

Prensa

Con enorme asistencia se realiza seminario sobre Derechos Fundamentales

Organizado por la Dirección del Trabajo, la Vicaría de Pastoral Social y la Clínica Jurídica de la PUC, el encuentro convocó a casi 400 dirigentes sindicales de la Región Metropolitana.

12/11/2015

Las puertas del ex Congreso Nacional se cerraron a las 18.30 del miércoles 11 de noviembre, porque el Salón de Honor estaba repleto de dirigentes/as que asistían al seminario "Derechos Fundamentales en el Trabajo", organizado por la Regional Metropolitana Poniente de la Dirección del Trabajo (DT), la Vicaría de Pastoral Social Caritas de la Iglesia Católica y la Clínica Jurídica de Derecho de la Universidad Católica.

La masiva concurrencia demostró el creciente interés del tema entre los dirigentes sindicales y fue destacado por Christian Melis, Director del Trabajo; Patricia Roa de la OIT; Claudio Valdivia, director de la Clínica Jurídica de la PUC, quienes también tocaron aspectos específicos de la temática.

La jornada, destinada a informar a dirigentes y dirigentas sindicales, contó con la participación de José Castro, jefe del Departamento Jurídico de la DT; Guillermo Sandoval, de la Vicaría de Pastoral Social; Gloria Fuentes, coordinadora jurídica de la Dirección Regional del Trabajo Metropolitana Poniente; Juan Carlos Carrasco, presidente Sindicato de Trabajadores Colltype; Rodrigo Azócar, abogado y docente de la Clínica Jurídica de la PUC, y Nolberto Díaz, vicepresidente de la CUT.

Abrió las intervenciones José Castro -quien, además, moderó el panel de participantes-, entregando el marco teórico-jurídico en el que insertan los Derechos Fundamentales. Igualmente hizo un poco de historia para llegar a explicar cómo fue el proceso de que se instalaran en el ámbito del Derecho Laboral, recalcando que se aplican para poner límites al poder de la empresa.

"Los Derechos Fundamentales reconocen que el trabajador, en tanto persona, no se despoja de estos derechos cuando entra a la empresa. Y así como en principio estos derechos limitaban los poderes públicos, se extendió su eficacia a las relaciones entre particulares, porque el espacio donde es más factible la vulneración de estos derechos es la empresa", explicó Castro.

El primer panelista en tomar la palabra fue Guillermo Sandoval, de la Vicaría de Pastoral Social, quien ubicó la defensa de los derechos de los trabajadores en un ámbito espiritual y religioso, así como la enraizó en la historia de la Iglesia Católica, recordando las encíclicas sociales y la actuación de los jesuitas durante la Conquista en Chile.

"Acompañamos a los trabajadores desde la creencia que la fuente de su dignidad viene de que son hijos de Dios. La lucha de ustedes por mejores condiciones es nuestra lucha. Dios le da libertad al ser humano, por lo tanto, las personas no pueden restringirla. Así es que respaldamos la sindicalidad, la igualdad de salarios y abogamos por el respeto a las personas y su integridad. ¿Y cómo creemos que se defienden los Derechos Fundamentales? Con organización de calidad, con bases organizadas y dirigencias capacitadas. Por eso, como iglesia, como vicaría, vamos a seguir impulsando las capacitaciones, siempre con acento en los más vulnerables", prometió el profesional.

Las presentaciones de la abogada Gloria Fuentes y del sindicalista Juan Carlos Carrasco permitieron a la audiencia enterarse de diversos casos reales de vulneraciones a los Derechos Fundamentales y de cómo las personas y los sindicatos encuentran apoyo en la Dirección del Trabajo y sentencias favorables a sus requerimientos en los Tribunales Laborales.

Rodrigo Azócar, de la Cínica Jurídica de la PUC, explicó detalladamente el procedimiento que un trabajador/a o un sindicato deben realizar cuando se enfrentan a la vulneración de los Derechos Fundamentales. Al finalizar su intervención destacó algunos desafíos que aún están presentes en esta materia: "Debería haber más efectividad en las sentencias, para lo cual hay que ponerse más creativos".

Tras una ronda de preguntas dirigidas a Fuentes y Azócar, el vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz, tras saludar y agradecer la labor de la DT, se refirió al tema, pero enmarcándolo en la actual discusión sobre la Reforma Laboral.

"Durante 35 años, los Derechos Fundamentales han sido postergados, porque el derecho a sindicalizarse y a negociar está negado para la mayoría de los trabajadores. El Golpe destruyó el movimiento sindical que profundizaba el proceso democrático y el Plan Laboral destruyó al sujeto sindical. Ese mismo que ahora no quieren que vuelva. Porque los Derechos Fundamentales no solo se garantizan por ley sino con el equilibrio de poder. Y esta Reforma Laboral, si el Gobierno retira las indicaciones correspondientes, devolverá a Chile un sujeto, el sindical, que hoy no existe", concluyó entre aplausos.