Inicio

Inicio | Índice | Dictámenes | Consultas | Sitio estándar

Usted se encuentra en: Temáticas > Trabajo Infantil
Según resultados de la Primera Encuesta Nacional de Actividades de Niños y Adolescentes en Chile
Más de 107 mil menores trabajan en condiciones que vulneran sus derechos
El estudio indica que en el país se dan las peores formas de trabajo infantil. Además, los pequeños que están obligados a trabajar no siempre lo hacen en las condiciones, lugares ni horarios adecuados. P El ministro del Trabajo, Ricardo Solari, indicó que esta información servirá para generar políticas que erradiquen este flagelo.

Aunque se considera que en nuestro país las cifras de trabajo infantil son menores en comparación con la de otros países de América Latina, nadie podría quedar indiferente al hecho de que 107.676 niños y adolescentes chilenos (3%) lo hacen en condiciones calificadas como "inaceptables", es decir, que se vulneran sus derechos a la educación, el descanso y la recreación. Si bien un 94,6% no tiene problemas, hay un 5,4% (196.104) de niños y adolescentes que trabajan en Chile, dentro de lo cual se incluyen aquellos que lo hacen en precarias condiciones.

Así lo indican las cifras obtenidas en la Primera Encuesta Nacional de Actividades de Niños y Adolescentes en Chile, realizada en conjunto por el Ministerio del Trabajo y Previsión Social (Mintrab) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con la colaboración del Servicio Nacional de Menores (Sename) y del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El ministro del Trabajo, Ricardo Solari, explicó que con esta información y la creación de un registro de las peores formas de trabajo infantil, que estará a cargo del Sename, "estamos convencidos de que las políticas públicas que están en juego serán capaces de hacer retroceder este flagelo, meter a estos niños en redes de protección social y brindarles un mejor horizonte". Según el estudio, la mayor parte de quienes trabajan en actividades "inaceptables" son hombres, y la tasa es mayor en los adolescentes. Sus ocupaciones más frecuentes son las de vendedor, mesero y empaquetador de supermercado.

En cuanto a la jornada laboral, se indica que el grupo de cinco a 14 años trabaja en promedio 18,5 horas semanales y los adolescentes lo hacen 39,5 horas. Además, tres mil niños y 15 mil adolescentes trabajan con horarios por sobre el límite máximo permitido por la ley incluso para los adultos.

En relación con los lugares donde se desempeñan, un 26,6% lo hace en locales, fábricas, almacenes y oficinas; el 24,6% en el campo, mar, ríos y bosques; el 12,6% en la calle; un 11,7% en la vivienda que habita; otro 11,4% en quioscos, carros fijos y ferias libres; un 7,2% cumple labores en otras viviendas; un 3,2% en botes, camiones o tractores, y un 2,7% en la construcción, como albañiles, ayudantes de obreros o cargadores.

Peores formas de trabajo

En este ámbito, sólo se tienen datos de 189 casos registrados entre junio y diciembre de 2003, de los cuales un 70% corresponde a hombres, cuya edad fluctúa entre los 15 y 18 años. La mitad no asiste al colegio.

Aquí se cuentan la explotación sexual comercial (16%, mayoritariamente mujeres); el uso de niños en actividades ilícitas, como el tráfico de drogas (9%); los trabajos peligrosos por naturaleza (39%), como son los que se desarrollan en minas, en alta mar, cámaras de congelación y los trabajos peligrosos por condiciones (14%), entre los que se consideran las jornadas extensas, horario nocturno, ausencia de medidas de higiene y seguridad laboral y los que impiden asistir a la escuela.

Los niños, niñas y adolescentes que realizan trabajo "inaceptable" en la calle, en su mayoría son menores de 15 años, lo que les expone a una situación especial de riesgo. En estos casos, las niñas cuidan autos y recolectan diarios y revistas, mientras que los niños venden productos en micros, calles y hacen malabarismo.

Pero la noche es aún más riesgosa, y un 16% (10.924) de los pequeños de cinco a 14 años trabaja en este horario, así como un 29,6% (11.719) de los adolescentes. Desarrollan actividades como atención de mesas en bares y restaurantes, vendedores, cargadores de camiones y mercadería, lo que se hace generalmente de madrugada.

En el campo

En las zonas rurales, casi la totalidad de los casos se concentra en el sector agropecuario, en tareas de recolección, siembra, venta de productos y cuidado de animales. Algunos adolescentes manejan maquinaria pesada y tractores.

Por razones climáticas y geográficas, este tipo de trabajo infantil se da mayormente en las zonas centro y sur del país, reuniendo a 25 mil niños, que representan un 89,8% de los que realizan estas actividades en todo el país.

Esta encuesta también consideró a los niños y adolescentes temporeros, es decir, que trabajan durante sus vacaciones escolares. Se trata de 12.678 niños de cinco a 14 años, que equivale a 70,5% de quienes laboran en este tipo de faenas. Lo hacen por ayudar a sus padres, pero algunos tienen agotadoras jornadas de más de 49 horas a la semana. En los adolescentes es peor, ya que casi un 60% de ellos lo hace en esas condiciones.

Fuente: La Tercera