Contenido principal

Prensa

Subdirector del Trabajo insta a inspectores a ser líderes en sus comunidades

Rafael Pereira expuso en la clausura del curso de inducción para las 35 jefaturas que asumieron recientemente sus cargos en todas las regiones del país.

14/10/2014

Una exhortación a ocupar roles relevantes en las comunidades atendidas por sus oficinas hizo el Subdirector del Trabajo, Rafael Pereira, a los 35 jefes y jefas recientemente asumidos en inspecciones comunales, provinciales y centros de conciliación y mediación del país.

La segunda máxima autoridad de la DT cerró el reciente curso que congregó a esas jefaturas durante una semana en Santiago para que empiecen su gestión teniendo claras las prioridades institucionales.

Pereira les recordó que durante este período el principal desafío es modernizar a la DT. Entre otros objetivos, para democratizar las relaciones laborales y que en ellas la labor del trabajador no sea solo una mercancía. "Si no hay democracia en la relación laboral, significa que nuestra democracia está fracasando porque las personas están dedicando casi la mitad de sus vidas a relaciones en un espacio que no es democrático", afirmó.

También urge la modernización, explicó, porque la actual ley orgánica de la DT data de 1967, cuando los modelos de desarrollo y producción eran distintos a los actuales.

Por eso, estima que aun cuando esa ley posee aspectos válidos, "también tiene muchas deficiencias cuando tenemos que hacernos cargo de la realidad actual". Lamentó cómo el país ha respondido a esos cambios, "porque es evidente que la forma en que se ha ido poblando nuestras facultades (de la DT) ha sido inorgánica", dijo.

Ejemplificando, Pereira recordó que en los últimos años ha habido nuevas leyes, como las de subcontratación, acoso laboral, no discriminación salarial por sexo, trabajadoras de casa particular y ley corta de puertos, entre otras. "Todas son leyes que van saliendo, pero en lo que tiene que ver con nuestras funciones y atribuciones, no tienen la organicidad ni la mirada de conjunto que sería necesario para una institución tan compleja como esta".

NECESIDADES DE LOS USUARIOS

Asimismo, el subdirector abogó por la modernización de la DT para responder a los retos que imponen los usuarios, en un marco de funcionarios y recursos insuficientes. "Cuando se habla con los dirigentes sindicales y trabajadores, muchas veces hay una percepción de que las cosas las estamos haciendo muy lento, que no llegamos a dónde ni cuándo tenemos que llegar".

En parte, atribuyó aquello a que la DT sigue funcionando sin atender a las nuevas realidades laborales. "Tenemos un horario de oficina, de lunes a viernes, horario hábil, pero cada vez hay más personas que trabajan los fines de semana o de noche, y sin embargo ahí estamos de manera marginal", ilustró. También dificulta la labor la enorme diversificación productiva "que requiere ciertos niveles de especialización". Contra eso, explicó, la DT responde desde su impronta generalista, "con funcionarios que están viendo miles de cosas, y la verdad es que son realidades de una gran diversidad. Entonces, eso incide también en la calidad de nuestras actuaciones".

"TREMENDA OPORTUNIDAD"

Pese a todo, Pereira consideró que el nuevo escenario laboral "hay que verlo como una tremenda oportunidad", porque "hay un sentido común, incluso del mundo empresarial, con las tensiones que ahí puedan haber, de que es necesario que la DT responda a mayores estándares de calidad, con mayor cobertura".

Así, de cara al futuro debate, estima que estas demandas pondrán de relieve que la DT "va a necesitar nuevas facultades, recursos, mayores atribuciones en la captura de información".

Más allá de las expectativas que se abren, Pereira subrayó a las nuevas jefaturas que su rol no es solo administrar oficinas, sino que deben vincularse con la comunidad a partir de las iniciativas que tomen para mejorar las relaciones laborales.

"Ustedes se constituyen como actores en sus comunidades; o sea, el inspector del trabajo, el jefe de la oficina, es una autoridad en su comunidad, que tiene la posibilidad de aportar de manera importante a la calidad de vida de esa comunidad", finalizó.

La incitación de la autoridad es parte de las tareas de la DT, que no limita su acción a la fiscalización, sino que hace suya la recomendación de la Organización Internacional del Trabajo para afianzar estrategias de diálogo social que permitan soluciones de largo plazo a problemas o conflictos.

Dentro de esta estrategia la DT cuenta desde hace varios años con los Consejos Tripartitos Regionales de Usuarios (CTRU), las Buenas Prácticas Laborales (BPL) y las Mesas de Trabajo.

En el nuevo escenario también se está fomentando la ayuda al mundo sindical a través de cursos de capacitación a dirigentes nuevos en todo el país.