Contenido principal

Prensa

Ganadores de concurso de cuentos "Mi vida y mi trabajo" recibieron sus premios

Dos profesores de enseñanza media, un académico, una artesana textil, un periodista y librero y un vendedor de accesorios telefónicos son los vencedores de la décimo tercera versión del certamen que recibió 795 narraciones provenientes de Chile y el extranjero.

07/11/2014

Casi diez mil relatos en trece años de existencia.

Es tal vez el balance más decidor sobre la relevancia que en el mundo laboral ha adquirido el concurso de cuentos "Mi vida y mi trabajo", organizado por la Dirección del Trabajo (DT), y que en sus últimas versiones logró ampliar las fronteras puesto que ha empezado a recibir narraciones desde el extranjero.

Este hecho fue comentado durante la ceremonia de premiación de la décimo tercera versión del concurso realizada en el "Museo del ahorro" de BancoEstado, una de las instituciones patrocinadoras junto a la Asociación Chilena de Seguridad, Codelco y la Vicaría de Pastoral Social y de los Trabajadores.

El mérito que envuelve la participación de trabajadores comunes en un concurso literario fue reconocido por el Director del Trabajo, Christian Melis. "Imagino que estos cuentos quizás fueron escritos a contrapelo del cansancio o la desazón, pero cuando comenzaron a ser realidad sus autores y autoras no pudieron ya abstraerse de continuar narrando aquello que se les cruzó por la mente con la urgencia de lo que debe ser compartido", valoró la autoridad, añadiendo que "nos alegramos, por cierto, de que estas circunstancias se dieran y de que sus creaciones llegaran a nuestras oficinas".

Su valoración fue compartida por las demás autoridades presentes, representantes cada una de las instituciones que apoyan al concurso.

También el jurado presidido por el escritor José Luis Rosasco, el vicario de los trabajadores Andrés Moro y Mariela Venegas y María Eugenia Meza, de la DT, elogió la calidad de los cuentos.

Este año el relato ganador provino de Antofagasta. Se llama "Lola", describe a una joven pintora errante por las oficinas salitreras que se enamora de un obrero que muere en una cruenta represión militar. Fue escrito por el profesor de castellano y literatura, productor musical y guionista Víctor Escobar, quien en su improvisado agradecimiento abogó porque este tipo de concursos sea replicado regionalmente.

Justamente esa repercusión nacional es uno de los méritos del concurso. Los tres relatos vencedores provienen de regiones, tal como otros 333 cuentos del total de 795 participantes. Otros 25 fueron enviados desde Argentina, Colombia, Cuba, España y México.

El segundo premio se lo adjudicó el cuento "Un alumno para el siete", de Jorge León, profesor de lenguaje en Linares. El tercer lugar fue para "Costurera de sueños", de Sandra Bórquez, artesana textil de Coyhaique.

Las menciones honrosas correspondieron a "En la trampa sagrada se marca tarjeta", del periodista y librero Danielo Maestre, "No salgo mucho", de Ismael Aguirre, administrador de locales comerciales en el centro de Santiago, y "La importancia de lo embotellado", del ingeniero civil y académico Eduardo Contreras.

Todos estos relatos, tal como ha ocurrido en las doce versiones anteriores, fueron compilados en un libro que junto con un diploma será enviado a los 795 participantes.

Los premios fueron un notebook, un scanner, una impresora y 700 mil pesos para el primer lugar; un notebook y 500 mil pesos para el segundo, 500 mil pesos para el tercero y 100 mil pesos para cada una de las tres menciones honrosas.