Contenido principal

Prensa

Lanzan campaña preventiva de accidentes en la construcción

Este año, tan solo en Santiago, han fallecido 14 trabajadores de ese rubro productivo. Seis de ellos, por caída desde altura.

23/06/2015


En un edificio en obra gruesa en el centro de Santiago fue lanzada una campaña comunicacional para reducir los accidentes y las enfermedades músculo esqueléticas en la construcción, uno de los sectores productivos más riesgosos para sus trabajadores.
La campaña es una de las iniciativas con las que la Mesa de Participación Social de la Construcción pretende mejorar la seguridad en las obras.
Su valor particular reside en que se trata de una instancia con diez años de funcionamiento en la que participan tres organismos del Estado (Seremi de Salud, ISL y Dirección del Trabajo), todas las mutuales de seguridad y la Cámara Chilena de la Construcción. Esta conjunción permite un trabajo coordinado en pos de objetivos comunes.
La Dirección del Trabajo es representada por las direcciones regionales metropolitanas Oriente y Poniente.
Justamente en el acto inaugural de la campaña participaron su director, Cristian Umaña; el jefe de Inspección, Rafael Merino, y la experta en accidentabilidad Elizabeth Campos. También concurrieron el jefe de Inspección de la Dirección Regional Metropolitana Poniente, Humberto Molina, y el experto de la misma unidad, Leonardo Caro.
Además de las autoridades y ejecutivos de todos los organismos participantes, hubo una masiva y entusiasta participación de cerca de 300 trabajadores que laboran en el edificio en construcción.
Todos los expositores coincidieron en la importancia fundamental de esta iniciativa porque pese a los progresos la construcción sigue siendo uno de los tres sectores más peligrosos.
La tasa de accidentabilidad en la construcción es hoy del 4,6% (considerando solo a los trabajadores cobijados por las mutuales), después de la industria, transporte y agricultura.
Como ha ocurrido a nivel general, también acá ha habido una disminución, pero los expositores instaron a no bajar la guardia y, al revés, a acrecentar las capacitaciones a los propios trabajadores, puesto que sigue siendo un sector peligroso.
De hecho, en lo que va del año y solo en la Región Metropolitana, han fallecido 14 obreros, seis de los cuales por caídas desde altura.
Cristian Umaña, director metropolitano oriente de la DT, dijo que "la idea es prevenir y contribuir al diálogo entre trabajadores, empleadores y nosotros, como Estado".
En conjunto, ambas direcciones metropolitanas de la DT realizarán este año un total de 600 fiscalizaciones programadas en obras.


Asimismo, la mesa de la construcción hará dos seminarios de capacitación para empresas contratistas, charlas en obras, una campaña de difusión en medios de comunicación y también en el Metro y el Transantiago.
Además, en el plano legislativo propondrá la dictación de normas de seguridad específicas para el sector. Igualmente, preparará guías técnicas y dictará cursos para preparar a especialistas específicos en labores en altura.