Contenido principal

Prensa

Dirección del Trabajo encara proyecto modernizador asesorado por el BID

Un total de 23 funcionarios participó en el primer taller diseñado para recoger información sobre las cualidades y defectos del trabajo operativo de la institución.

10/07/2015

La Dirección del Trabajo (DT) comenzó un proceso transformador cuyo objetivo es mejorar su funcionamiento en un plazo de tres años.

Este desafío es parte de la modernización planteada por el actual Gobierno y que contempla paralelamente el envío dentro de los próximos meses de un proyecto de ley de fortalecimiento institucional que puede proponer una nueva Ley Orgánica o una profunda revisión de la actual, que data de 1967.

Junto con ese futuro proyecto de ley, la DT se propuso desde ya mejorar paulatinamente sus actuaciones a todo nivel, pero especialmente en el operativo.

Para ello fue incluida en un proyecto con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuya primera experiencia es el "Taller presencial con funcionarios de las líneas operativas de la DT", realizado este martes 7 de julio.

A la jornada asistieron 23 funcionarios de las áreas de atención de usuarios, conciliación, fiscalización, jurídica y relaciones laborales provenientes de todo el país.

El objetivo fue recoger sus testimonios y opiniones sobre lo que se está haciendo bien y lo que puede mejorarse dentro de la institución.

Antes del inicio de la jornada, el director del Trabajo, Christian Melis, les explicó el sentido del proceso para el cual fueron convocados.

"La idea es hacer un levantamiento en distintos ámbitos de la institución, con los directivos, funcionarios, operativos, dirigentes sindicales, empresas, actores relevantes del mundo del trabajo para hacer un diagnóstico sobre cómo estamos haciendo las cosas, con miras a ver cómo podemos hacerlas mejor", les dijo el director a los asistentes.

Melis les recalcó que la intención es que este proyecto sea lo más participativo posible: "Queremos que los funcionarios se sientan actores relevantes de este proceso; es decir, que no les pase por el lado y que lo miren con lejanía, que ni siquiera sepan de qué se trata, sino que sea un proceso inclusivo, en el cual los funcionarios puedan saber y hacerse parte de este proceso".

Por eso, añadió, "con toda la confianza del mundo, los invito a que sean muy participativos; no tengan ningún reparo en decir lo que ustedes creen que pasa en las áreas donde se desempeñan, porque eso va a hacer que el trabajo sea lo más fructífero posible".