Contenido principal

Prensa

Singapur muestra en Chile cómo ha reducido los accidentes laborales

Autoridad estatal de ese país del sudeste asiático expuso logros en la última década a funcionarios de la Dirección del Trabajo y del Instituto de Seguridad Laboral.

09/09/2015

En la última década Singapur logró reducir su tasa de mortalidad laboral de 4,5 a 2,5 cada cien mil trabajadores.

Se trata de un avance significativo y motivador para el esfuerzo que está haciendo nuestro país y que está plasmado en la nueva Política Nacional sobre Seguridad y Salud en el Trabajo (PNSST), entregada en agosto por el Consejo Consultivo de la materia a la subsecretaria de Previsión Social, Julia Urquieta.

Se espera que esa política acelere la caída de los accidentes y muertes en el trabajo pues en la última década en nuestro país la tasa de mortalidad cayó de 6,6 a 5,8 fallecimientos cada cien mil habitantes, claramente a un ritmo menor al logrado por esa nación del Sudeste Asiático.

En ese contexto la Dirección del Trabajo y el Instituto de Seguridad Laboral reunieron en el auditorio del Ministerio del Trabajo a un nutrido grupo de funcionarios especialistas para que escucharan la exposición del responsable de la exitosa política singapurense.

Se trata de Ho Siong Hin, Comisario de Seguridad en el Trabajo y Salud, dependiente del Ministerio de Seguridad Laboral de Manpower, como se conoce en Singapur al Ministerio del Trabajo.

Con una población de 5,5 millones de habitantes, de los cuales 1,3 son extranjeros, este isleño país cuenta con un ingreso per cápita de 50 mil dólares, que contrasta con los 23 mil dólares de Chile.

Sion Hin explicó que la ofensiva contra la accidentabilidad laboral en su país tuvo un punto de inflexión en 2004 debido a un accidente fatal en la construcción de una carretera y a una sucesión de accidentes posteriores que remecieron al país.

Ello hizo que el Gobierno diseñara una estrategia tripartita que incluía reducir los riesgos, incluir a los empleadores y aumentar las penas a los responsables de los accidentes.

En el año 2006 se logró cambiar la legislación, al año siguiente se lanzó una campaña que certificaba a las empresas que avanzaban significativamente en seguridad y al subsiguiente se formó el Consejo Nacional de Seguridad y Salud en el Lugar de Trabajo.

Todo ello permitió que ya en 2008 la tasa de mortalidad cayera al 2,9 por cada cien mil trabajadores.

En los últimos seis años se han introducido nuevas reformas que, en lo medular, permitieron cubrir todos los sectores productivos y monitorear minuciosamente los avances conseguidos en cada cual.

El año pasado comenzó a aplicarse un nuevo plan que está aún en fase de experimentación y cuyo horizonte es el año 2018.

La idea es eliminar los riesgos desde un principio, lograr un íntimo convencimiento sobre la seguridad laboral y no abordarla porque lo dicta una ley y sancionar a las empresas que no cumplen aunque no hayan sufrido accidentes.

Actualmente, en Singapur las sanciones máximas pueden llegar a los 200 mil dólares, el cese de las actividades productivas y la prohibición de la contratación de trabajadores extranjeros, lo cual es un perjuicio severo en ese país dada la alta cantidad de inmigrantes.

Sion Hin resumió este último castigo preguntándose "¿si no sabes cuidar la seguridad en tu empresa por qué el Gobierno debería permitirte tener trabajadores?"