Contenido principal

Prensa

Dirección del Trabajo mejora su capacidad resolutoria de conflictos

Treinta máximas jefaturas de la institución participan en un taller dictado por la Pontificia Universidad Católica que perfecciona sus habilidades negociadoras de cara a las nuevas obligaciones que la Reforma Laboral impondrá a la institución.

29/03/2016

La Reforma Laboral significa un nuevo desafío para la Dirección del Trabajo (DT), puesto que la institución deberá jugar un rol preponderante en el nuevo escenario en que se desenvolverá la negociación colectiva.

Consciente de aquello, la dirección nacional ha diseñado un plan de reforzamiento en el área de Relaciones Laborales, que asumirá primordialmente las obligaciones impuestas por la reforma.

Se trata de mejorar las habilidades negociadoras de las máximas jefaturas del Servicio en el manejo y resolución de conflictos.

Por ello entre hoy martes 29 y mañana 30 de marzo una treintena de altos funcionarios está siendo capacitada por docentes del Centro de Negociación y Mediación de la Pontificia Universidad Católica.

El grupo es encabezado por el director y subdirector del Trabajo, Christian Melis y Rafael Pereira, respectivamente, e integrado por sus respectivos jefes de gabinete, los jefes nacionales de departamentos, los directores regionales y las jefaturas de Relaciones Laborales.

Melis subrayó a los asistentes la importancia de este taller, puesto que "nuestra institución jugará un rol fundamental cuando empiece a regir en el país el nuevo sistema de relaciones laborales y deberemos ser capaces de discernir correctamente para ayudar a resolver los conflictos en un nuevo escenario".

Más allá de necesarios fundamentos teóricos, el foco del taller es la realización de ejercicios prácticos, de complejidades diversas, que los alumnos deben resolver procurando acuerdos satisfactorios para las partes en conflicto.

Los encargados del taller hicieron ver la importancia de este adiestramiento, considerando que en Chile las jefaturas ocupan más del 60 por ciento de su tiempo laboral en la resolución de desavenencias.

En el curso se enfatizó las dificultades negociadoras imperantes en el país, dado el nivel de desconfianza que hay a todo nivel. Tanto así, que Chile figura dentro del 30% de naciones con mayor grado de recelo a nivel mundial; es la nación con más suspicacia entre las miembros de la OCDE y en América Latina solo es superado por Venezuela y México.