Contenido principal

Prensa

Dirección del Trabajo descubre en conocido restorán de Antofagasta a trabajadores chinos que laboraban en condición de "semiesclavitud"

La inicial fiscalización laboral, que se amplió luego a los ámbitos policial y sanitario, detectó a 11 trabajadores chinos, colombianos, peruanos y chilenos trabajando en pésimas condiciones laborales. En el caso de los orientales, su situación era de total irregularidad y se investiga una eventual trata de personas.

04/05/2016

Una fiscalización de la Dirección del Trabajo en Antofagasta dejó al descubierto ayer un caso de "semiesclavitud" que afecta a trabajadores chinos del conocido restorán de tenedor libre Panda Junior, que funciona en pleno centro de la capital regional.

La pesquisa tuvo inicialmente un carácter laboral, pero ante la magnitud de las irregularidades detectadas y la posibilidad de que se configuren hechos más graves aún luego se sumaron al operativo la Seremi de Salud y la PDI. Ello, ante la evidencia de las malas condiciones higiénicas del local y los indicios preliminares sobre una eventual trata de personas.

Esta última alternativa motivó a la Gobernación Provincial a presentar este mediodía una denuncia ante el Tribunal de Garantía.

Asimismo, en los próximos días, y luego de que estén listos los informes de fiscalización, la Dirección del Trabajo presentará ante la justicia laboral una denuncia por vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores afectados.

El restorán Panda Junior es propiedad de la empresa gastronómica E.I.R.L., cuyo gerente general es el ciudadano argentino de origen chino Yinan Wang.

La detección de la grave situación ocurrió en el transcurso de una fiscalización de la Dirección Regional del Trabajo, encabezada por el director Rubén Gajardo, quien fue acompañado por el Seremi del Trabajo y Previsión Social, Pablo Rojas.

El operativo fue obstaculizado por un trabajador oriental a cargo de la administración del local. Debió intervenir entonces personal de Carabineros para facilitar el desarrollo del control laboral y de higiene y seguridad. Luego se requirió el apoyo de personal de la PDI al encontrarse a tres trabajadores encerrados bajo llave y sin contrato de trabajo, sin situación migratoria al día y sin firmar registro de asistencia, entre otras irregularidades. Dos de ellos eran de nacionalidad china y un tercero, colombiana.

En total fueron empadronados 11 trabajadores que laboraban en deficientes condiciones legales: seis chinos, dos colombianos, dos chilenos y un peruano. Los de origen oriental incluso vivían en un conventillo contiguo al restorán, en malas condiciones de salubridad.

"Lamentamos profundamente las condiciones en que se encuentran trabajadores chilenos y extranjeros de este restaurante, quienes no percibían ninguna medida de protección, desarrollando funciones en condiciones sanitarias insalubres, que significan un riesgo evidente para su salud y la de los clientes que acuden al lugar", dijo el seremi Pablo Rojas.

El director regional del Trabajo, Rubén Gajardo, informó que ante las condiciones deplorables de higiene se debió llamar a la Seremi de Salud, entidad que cursó un sumario sanitario. "Desde el punto de vista laboral, se detectaron también cámaras de vigilancia apuntando directamente a los lugares de trabajo y una serie de otras infracciones que obligaron a suspender las laborales del recinto hasta que puedan subsanar conforme a derecho todas las irregularidades detectadas".

Agregó que junto con la suspensión de funcionamiento del restorán ante el peligro inminente de la seguridad y salud de los trabajadores se cursaron siete multas por incumplimientos a la normativa laboral. Las sanciones fueron por no escriturar contrato de trabajo, no pagar remuneraciones o no entregar las liquidaciones correspondientes, no pagar horas extras, obstaculizar la fiscalización, no llevar correctamente el registro de asistencia, no mantener condiciones adecuadas de higiene y no entregar elementos de protección personal.

También se detectó el ingreso de medicamentos chinos sin la autorización del Instituto de Salud Pública (ISP), por lo que se realizará una denuncia por infracción sanitaria. Además se remitirán los antecedentes al Servicio Nacional de Aduanas para que evalúe si se está en presencia de contrabando.