Contenido principal

Prensa

Dirección del Trabajo promueve derechos laborales de los migrantes

Alrededor de 80 empleadores y dirigentes sindicales participaron en seminario organizado por el organismo fiscalizador para sensibilizar al mundo del trabajo sobre la nueva realidad migratoria que vive el país y la mirada inclusiva que debe primar en la acogida otorgada al trabajador extranjero.

25/07/2016

En Chile son ya medio millón los trabajadores extranjeros y seguirán aumentando, según las tendencias proyectadas.

La consiguiente repercusión que las sucesivas oleadas de extranjeros han tenido en el ámbito laboral motivó a la Dirección del Trabajo (DT) a dar un nuevo enfoque a este fenómeno, ampliando su mirada más allá de la sola fiscalización de los derechos de estos trabajadores.

Una de sus primeras iniciativas fue la organización del seminario "Desafíos a la inclusión de migrantes al mundo laboral", realizado hoy en Providencia en conjunto con la Oficina Municipal de Información Laboral (OMIL) y el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).

Ante unos 80 asistentes -empleadores, sindicalistas, autoridades consulares y trabajadores extranjeros- el director metropolitano oriente del Trabajo, Cristian Umaña, dijo que "nuestro Servicio ha advertido este fenómeno migratorio por el aumento de los trabajadores extranjeros que llegan a nuestras oficinas solicitando protección a sus derechos".

Al respecto, recordó que un reciente sondeo interno entre 112 funcionarios arrojó que el 65,4% de ellos aseguró que en sus oficinas hay un aumento relevante de denuncias o consultas de trabajadores migrantes.

Tras recordar a los asistentes que la legislación nacional no distingue entre trabajadores chilenos y extranjeros, Umaña explicó que la mayor cantidad de migrantes y su progresivo asentamiento en suelo nacional ha hecho más complejo el abordaje de sus necesidades.

Ello, porque las denuncias ya han excedido la legislación básica, sobre contratos de trabajo y jornadas, por ejemplo, y se adentran en los derechos fundamentales, donde la discriminación por motivos raciales está empezando a predominar.

"Nos están llegando cada vez más casos de esta índole, lo que nos ha obligado a reaccionar como servicio para poder ayudar a ponerle freno y evitar su propagación", dijo Umaña.

Esta nueva actitud de la DT se ha reflejado en el diseño del Plan de Acción 2017 para Trabajadores Migrantes.

En este plan se abordará al trabajador migrante en todas sus dimensiones. Y si bien la protección de sus derechos valóricos será un pilar de esta nueva política de la DT, también lo será la comprensión de sus raíces culturales.

Esto último, dijo la autoridad fiscalizadora, "porque muchos de ellos provienen de entornos en el cual la seguridad y salud laboral es muy débil", lo que acarrea una mínima noción del autocuidado y casi nula capacidad de exigir a sus empleadores normas de seguridad que los pongan a resguardo de accidentes laborales.