Contenido principal

Prensa

Dirección del Trabajo y la PDI fiscalizan condiciones laborales de migrantes

Ambas instituciones actúan de manera conjunta para velar por los derechos laborales de los trabajadores extranjeros y facilitar su regularización legal.

22/08/2016

Con el propósito de ayudar a los trabajadores migrantes a asentarse en buenas condiciones en nuestro país la Dirección del Trabajo (DT) y la Policía de Investigaciones (PDI) están abordando coordinadamente su trabajo en terreno para impedir abusos y propender a su regularización.

Se trata de un convenio surgido en medio de la labor de la llamada "Mesa de Migrantes", que funciona desde hace un año en la Región Metropolitana, y en la cual la DT está representada por su jurisdicción poniente.

Por ello su director regional, Jorge Meléndez, acordó con la PDI la realización de una charla explicativa en la que los jefes inspectivos de su zona conocieran los criterios y atribuciones con los que está operando en esta temática la policía civil. Lo esencial fue saber bajo qué criterios está actuando en la regularización de la estadía de los migrantes.

La exposición se realizó en el cuartel central de la PDI, en General Mackenna. Fue dictada por el subcomisario Álvaro Pineda y la comisaria Andrea Lavín, ambos dependientes de la Jefatura Nacional de Extranjería y Policía Internacional.

Por parte de la DT el grupo de oyentes fue encabezado por el coordinador inspectivo poniente, Humberto Molina, y la subjefa Eva Barahona.

Durante la charla se respondió a preguntas como ¿qué significa visitar Chile en calidad de turista?, ¿cuánto tiempo puede permanecer un trabajador extranjero en Chile como turista?, ¿qué tipo de visas existen?, ¿en qué consisten las visas sujetas a contrato o temporal? y ¿cómo el trabajador migrante puede actualizar su situación en nuestro país?

En el fondo, la charla buscó que los jefes fiscalizadores supieran acabadamente cómo actuar en caso de detectar a trabajadores migrantes en situación irregular, orientándolos a llamar o enviar correos directamente al Departamento de Extranjería y Policía Internacional para ellos poder efectuar su labor de regularización en forma rápida y efectiva.

El actuar conjunto de la DT y la PDI ya ha rendido frutos. Por ejemplo, con la reciente detección de un taller clandestino de costura en la comuna de Independencia. En una casa dos empleadores peruanos mantenían en pésimas condiciones laborales y de vida a otros 13 compatriotas.

El operativo conjunto permitió clausurar el taller y los trabajadores sacados del lugar para ayudarlos a regularizar su situación de modo que puedan mejorar sus posibilidades de trabajo.