Contenido principal

Prensa

Anuncian intensa fiscalización que beneficiará a trabajadores temporeros

Director del Trabajo, Marcelo Albornoz, visitó la zona y señaló que este año por primera vez habrá una fiscalización diferenciada entre contratistas y mandantes. "Recordamos a los empresarios que cuando negocian con contratistas, en primer lugar, pueden asegurarse que ellos cumplen con el certificado del contratista; y si los contratistas no cumplen, son los empresarios los principales culpables en forma subsidiaria de acuerdo a la ley", señaló la autoridad.

07/11/2005

La informalidad laboral sigue siendo el principal problema que sufren los trabajadores agrícolas temporales, pero ahora en manos de contratistas y subcontratistas que evitan pagar imposiciones, tener buses adecuados para el traslado, condiciones sanitarias óptimas y un largo número de etcéteras.

Esa es la visión del Director Nacional del Trabajo, Marcelo Albornoz, quien de visita en San Clemente, Región del Maule, explicó que el problema del incumplimiento de contratos y otros se concentran en estos terceristas.

"Este año por primera vez estamos haciendo una fiscalización diferenciada entre lo que es el contratista y el mandante. Además, estamos recordando a los empresarios que cuando negocian con contratistas, en primer lugar pueden asegurarse que ellos cumplen con el certificado del contratista; y si los contratistas no cumplen, son los empresarios los principales culpables en forma subsidiaria de acuerdo a la ley", precisó la autoridad.

También agregó que la reciente Ley sobre Subcontratación y Suministro de Personal establece que se eliminan del Código del Trabajo los "enganchadores", que son los intermediarios y define que los contratistas son los que contratan y pagan, colocándolos a disposición del empleador, "así que se elimina la figura del enganchador porque sólo ha significado abusos y se especifica la figura del contratista, pero con todos los deberes y derechos que la ley laboral le exige, con lo que se busca elevar los niveles de cumplimiento en el sector".

Albornoz precisó que la figura del contratista se ha dado como una gestión empresarial que busca disminuir costos laborales, ya que ayuda a encontrar trabajadores en plena temporada, cuando la mano de obra escasea. "Lo que a nosotros nos interesa es que esté inscrito en el registro de la Inspección del Trabajo y que el empresario asegure que le esté pagando las remuneraciones y las cotizaciones a sus trabajadores", añadió.

En el caso de los empresarios, el Director Nacional del Trabajo destacó el ejemplo de la empresa Agrofruta, donde se hizo el lanzamiento de la Campaña de Intervención Agrícola temporada 2005-2006, que persigue elevar los índices de cumplimiento de las normas laborales en el sector agrícola regional. Albornoz señaló que no hay que estigmatizar a los empleadores, diciendo que todos cumplen o que ninguno cumple, "hay empresarios que quieren hacer una sana gestión y hay otros que no les importa mucho y buscan abaratar costos, pero cada vez más son mejores los ejemplos".

Así lo confirma Vicente Schmidt, administrador del Fundo Bello Unión de Agrofurta, quien señala que muchos no cumplen con los derechos de sus trabajadores temporales para disminuir costos, lo que provoca de paso una competencia desleal con los que sí invierten en la materia.

"Damos mucho cariño a la gente. Tenemos una cancha de fútbol, les damos movilización, que son derechos que ellos tienen, pero tratamos de dárselos de la mejor forma posible, y eso logra tener gente contenta que viene a trabajar y casi un 80 por ciento de nuestra mano de obra se repite cada temporada. Y eso indica que lo estamos haciendo bien", explicó.

Schmidt agrega que lo que exige la ley es transporte en micros de buena calidad y mantenidas, baños, contratos y pago de imposiciones y de salud, "y aparte de esto tenemos una posta de primeros auxilios. Cumplimos con toda la normativa legal, aunque en un principio a la gente no le gustaba imponer, pero ha tomado conciencia que es un ahorro para el futuro".

En tanto, la dirigente nacional de las temporeras, Verónica Concha, comentó lo impresionada que se sentía al ver las instalaciones de Agrofruta y felicitó tanto a autoridades como a los administrativos de la empresa. "Cada vez que hemos golpeado una puerta de un servicio público hemos sido recibidas y se ha comprometido a entregarnos capacitaciones, para conocer los derechos de los trabajadores. El tema de la previsión es importante, para no ser en el futuro unos mendigos: ¿por qué esperar envejecer para ir a los municipios a mendigar una pensión, si podemos recibirla ahora manteniendo nuestra previsión, que es un ahorro para el futuro?, se cuestiona.

(Fuente: Diario El Centro de Talca / Macarena Muñoz)