Contenido principal

Prensa

Trabajo Agrícola: Temporada de fiscalización

El director del Trabajo, Marcelo Albornoz, dice que si bien hace unos diez años uno de los principales problemas de los trabajadores temporeros era que no les pagaban los sueldos pactados, la formalización de la relación laboral, mediante la suscripción de contratos de trabajo ha puesto atajo a estas situaciones.

07/02/2006

Quinientos setenta multas, que suman cerca de $400 millones, ha impuesto la Dirección del Trabajo desde que el 1 de octubre dio inicio a su programa nacional de fiscalización al trabajo agrícola de temporada, entre la III y la VII Región. Esta cifra equivale a todas las infracciones cursadas durante la temporada anterior, es decir, de octubre de 2004 a abril de 2005.

Las 5.161 fiscalizaciones realizadas, que abarcan a un universo de 38.998 trabajadores, arrojan un diagnóstico de luces y sombras sobre las condiciones laborales de los 400 mil temporeros agrícolas del país.

Lo positivo es que están en retirada prácticas que en el pasado estigmatizaron al sector, como la falta de contratos de trabajo o la existencia de sueldos impagos.

"Estamos obligados a mejorar no sólo por razones de justicia, sino también por las mayores exigencias que introducen los acuerdos comerciales suscritos en el último tiempo", señala Ronald Bown, presidente de la Asociación de Exportadores.

Higiene y seguridad

El 57% de las infracciones cursadas esta temporada, por un total de $154 millones, tienen relación con las condiciones de saneamiento básico en predios, huertos y faenas al aire libre. Por ejemplo, no se contaba en los lugares de trabajo con agua potable, servicio higiénicos, comedores o alojamiento para trabajadores migrantes.

Contratos de trabajo

Se han cursado muy pocas multas por esta razón , fundamentalmente a contratistas, los llamados "enganchadores", que proveen a los empresarios agrícolas de temporeros. Entre los empresarios principales, o mandantes, el grado de informalidad en el empleo ha descendido notablemente.

Una versión distinta, no obstante, es la que entrega Alicia Muñoz, secretaria general de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Anamuri). Dice que el año pasado realizaron un estudio que arrojó que el 60% de los temporeros de la VII Región no tenía contrato. Esto no sería detectado por las estadísticas porque, según sostiene, los empresarios esconden a estos trabajadores en situación irregular cuando llegan los fiscalizadores de la Dirección del Trabajo.

Sueldos

El director del Trabajo, Marcelo Albornoz, dice que si bien hace unos diez años uno de los principales problemas de los trabajadores temporeros era que no les pagaban los sueldos pactados, la formalización de la relación laboral, mediante la suscripción de contratos de trabajo, ha puesto atajo a estas situaciones.

Sin embargo, la versión de Anamuri respecto de este punto también difiere de la oficial. Sostiene que los trabajadores sin contrato deben conformarse con unos $3.500 diarios, lo que está por debajo del mínimo permitido.

Jornada

Es la segunda infracción más frecuente debido a registros de asistencia mal llevados o inexistentes. Se cursaron 79 multas de este tipo, lo que equivale al 15% del total.

Transporte

La normativa establece que los trabajadores temporeros deben ser trasladados todos sentados en buses o minibuses en buen estado, de menos de 10 años de antigüedad, con un letrero que identifique claramente la función que cumplen y a cargo de conductores con la respectiva licencia.

"En la temporada pasada, y en lo que va de ésta, no hemos tenido accidentes graves ", señala Marcelo Albornoz.

Plaguicidas

En octubre de 2004, un joven de 20 años de la localidad de Lautaro murió por intoxicación con pesticida tras abrir una bolsa de este producto con los dientes. "El principal problema es que los trabajadores no están informados sobre los riesgos en el manejo, custodia y aplicación", señala Marcelo Albornoz.

Las estadísticas del Ministerio de Salud indican que de las 666 intoxicaciones por plaguicidas ocurridas entre el 1 de enero y el 30 de noviembre, un número importante se registró a partir de septiembre, lo que coincide con el inicio de la temporada agrícola. También hay una mayor concentración de casos en las regiones VI y VII.

Salud

Gracias a una reciente reinterpretación de la ley, todos los trabajadores temporeros y sus familias tienen garantizada la cobertura de salud en el sistema público durante todo el año con sólo cotizar durante dos meses (antes se exigían cuatro meses).

(Fuente: El Mercurio / 5 de Febrero de 2005)