Contenido principal

Prensa

Directora del Trabajo y críticas a justicia laboral: "Esa es una discusión que se agotó en el Congreso"

"Que digan derechamente que no les gusta una justicia eficiente y que se establezcan límites a los empleadores en materia de derechos fundamentales", afirma.

24/07/2009

"El sistema ha respondido muy bien, partiendo por nuestro organismo, que es la puerta de entrada en el acceso a esta judicatura y la eficiencia del procedimiento".

De esta forma, la directora del Trabajo, Patricia Silva, evalúa las primeras tres etapas de implementación de la nueva Justicia Laboral en diez regiones del país. De hecho, la autoridad es categórica a la hora de desestimar los cuestionamientos a esta normativa desde algunos sectores empresariales y afirma: "el punto acá es que Chile se ha modernizado para que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos de forma oportuna, pero es más fácil criticar a un órgano administrativo, incluso a través de sus dictámenes, que ir en contra de un sistema más justo".

En materia de personal, asegura que la Dirección "ha dado abasto a la mayor demanda, ya que en 2009 ingresaron 150 nuevos funcionarios en todo el país, quienes se suman a 32 nuevos abogados integrados en 2008. Nos hemos visto fortalecidos en ese punto, así como también en todo lo relacionado en los controles de gestión".

"El sistema está operando"

Claro que no descarta que el 31 de agosto, una vez que la justicia comience a implementarse en la Región Metropolitana, se requiera de una mayor planta. "Este es un tema que está en permanente evaluación y haremos un análisis con el ingreso esta región para ver si se necesitará de nuevos recursos", sostiene.

Algunos empresarios han advertido que hay procedimientos de la nueva justicia, como el monitoreo y de tutela, que tienen un sesgo. ¿Cómo responde a estos reparos?

-Esa es una discusión que ya se agotó en el Congreso. Estamos frente a una justicia nueva y más expedita, por ende, el único tema que resta analizar es la implementación. El sistema está operando eficientemente, a la luz del objetivo con el que fue diseñado y aprobado. Criticar los aspectos de fondo, no corresponde hoy.

He escuchado lo planteado por algunos sectores empresariales, pero la crítica debiera ser más sincera y directa. Que digan derechamente que no les gusta una justicia eficiente y que se establezcan límites a los empleadores en materia de derechos fundamentales.¿No será que el sesgo tendría que ver con que son los empleadores los que deben cumplir la norma y no los trabajadores?

Pero ¿qué pasa con los mayores focos de conflicto que abren los derechos fundamentales que fueron definidos en un dictamen de la Dirección del Trabajo?

-El dictamen lo que hace es sistematizar doctrina antigua y responde a una serie de consultas que han surgido, por ende, optamos por tener un sólo documento que permita que los empleadores ordenen sus facultades y criterios. Lo que podemos ver hoy a la luz de las cifras donde ya opera esta justicia, es un total de 877 denuncias que ha recibido la Dirección. De ahí, 580 han sido acogidas como violación de derechos fundamentales; 324 procesos ya se encuentran terminados y de ellos, 232 procesos han sido terminados sin mediación. En tribunales, los juicios de tutela según los datos de la Dirección muestran (al 30 de junio) un total de 136 y de ésos la Dirección como denunciante sólo figura en 12 casos.

Alza en la demanda

¿Visualizan una mayor demanda en la Región Metropolitana?

-No, porque eso no ha pasado en regiones. En materia de tutela no ha habido un alza sustantiva. Se trata de un procedimiento nuevo, pues antes no había un tratamiento de los derechos fundamentales, lo que se hacía era multar o infraccionar por discriminación.

Pero con el dictamen se conocerán estos derechos y por ende habría mayores focos de conflicto...

-Por eso, el dictamen va más dirigido a los empleadores para que revisen sus medidas en el marco de sus facultades a la hora de determinar su organización. Lo que no puede pasar es que las empresas adopten medidas que excedan la vulneración de los derechos fundamentales de los trabajadores. Por ende, más que asustarse, hay que adecuar las conductas al dictamen y finalmente los que resolverán son los tribunales.

Dada la amplitud de los derechos fundamentales, ¿Cómo se evitarán abusos de los trabajadores?

-Lo que pasa es que esa crítica le entrega un sesgo ideológico a los jueces, porque ellos determinarán. Ahora, todo procedimiento de la Dirección pasa por un filtro jurídico de admisibilidad y así lo reflejan las cifras de denuncias acogidas.

Recuadro:

Notificaciones

Hay más de 790 mil cartas de despido cursadas en el primer semestre de este año. ¿Esta cifra refleja un aumento debido al impacto de la crisis?

-No. Pero antes de cualquier análisis al respecto, es clave aclarar que el registro de carta de despidos vía web es una herramienta nueva, ya que antes se contabilizaban a mano. Lo otro, es que este dato no implica todos los despidos, porque en muchos casos no hay notificaciones, por ejemplo, cuando hay término de contratos a plazo o cuando se acude a una notaría. De ahí, que para reflejar un mayor universo hay que ver también qué está pasando con el Seguro de Cesantía y la información de quienes dejaron de cotizar en el sistema de AFP.

*Entrevista realizada por la periodista Silvana Celedón Porzio, publicada en el Diario Financiero el viernes 24 de julio de 2009.