Contenido principal

Prensa

Emotiva ceremonia de premiación

En la terraza de la Dirección Nacional del Trabajo, miembros del jurado, de los auspiciadores y los ganadores de los tres primeros lugares y las tres menciones honrosas, se dieron cita para coronar la octava versión del concurso.

14/12/2009

En una emotiva ceremonia se efectuó la premiación de los ganadores del concurso de cuentos "Mi vida y mi trabajo", organizado por la Dirección del Trabajo, la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), Bancoestado, la Fundación Friedrich Ebert, la Vicaría para la Pastoral Social y de los Trabajadores y la Federación de Trabajadores del Cobre.

En su octava versión, el Concurso fue ganado por Paula Nievas, asistente social de Antofagasta, con su cuento "El Hombre Pollo". Agradeciendo su distinción, manifestó que "nuestros trabajos describen gran parte de nuestra vida. Como decía Borges, un hombre es a la larga sus circunstancias... Este concurso me parece un buen incentivo ante el actual panorama que nos ofrece el mundo laboral: trabajar incesantemente en tareas mecánicas y automatizadas y seguir, sin embargo, intentando mantener nuestra humanidad".

El jurado estuvo presidido por el reconocido escritor José Luis Rosasco, e integrado por el escritor Ramón Díaz Eterovic; el sacerdote Rodrigo Tupper, Vicario para la Pastoral Social y los Trabajadores; el escritor y periodista, Gonzalo León; el jefe del Departamento de Relaciones Laborales, Joaquín Cabrera, y la jefa del Departamento de Estudios, Verónica Riquelme, ambos de la Dirección del Trabajo.

Este selecto grupo decidió otorgar el segundo lugar a "El corsé", del funcionario de Aguas Araucanía de Temuco, Washington López, mientras el tercer lugar fue obtenido por el puentealtino Carlos Saldías, por su obra "La Tuerca".

Las menciones honrosas fueron para "El último de los normales", de Egon Alvarez, de la Región Metropolitana; "El Cloro", del santiaguino Juan Jacobo Velasco, y "El Calle", del ferretero de Tomé, Miguel Alarcón.

En la oportunidad, la Directora Nacional del Trabajo, Patricia Silva, agradeció a todos los auspiciadores por el aporte que realizan al concurso, resaltando que trabajadores y trabajadoras, de Arica a Punta Arenas, participan enviando sus cuentos y contando sus experiencias. Asimismo, relevó la importante labor que realiza el jurado año tras año.

José Luis Rosasco, en tanto, puntualizó que este concurso ya forma parte del patrimonio nacional, pues permite que cada año los trabajadores puedan narrar diversas historias del mundo laboral. Destacó, también, la excepcionalidad del cuento que obtuvo el primer lugar.

Por su parte, el gerente general de la ACHS, Eduardo Undurraga, sostuvo que este certamen representa un importante aporte al mundo del trabajo, y expresó su interés de realizar durante el 2010 un taller literario dirigido a los trabajadores y trabajadoras del país.

Jorge Cortés, de la Banca Institucional de Bancoestado, subrayó el número de participantes en la versión 2009, que aumentó más del 60% en comparación con el año anterior.

Los ganadores del primer y tercer lugar obtuvieron una libreta de ahorro con un millón y quinientos mil pesos, respectivamente, aportadas por BancoEstado, además de libros. Un notebook, escáner e impresora, entregados por la Asociación Chilena de Seguridad, fueron los premios para el segundo lugar. Sin embargo, el premio más significativo para los triunfadores es que, tanto los tres primeros lugares como las tres menciones honrosas, son publicados en un libro editado por la Dirección del Trabajo.

En esta octava versión se recibieron 706 obras, procedentes de todo el territorio nacional, lo que refleja el alto interés de trabajadores y trabajadoras por participar y describir sus historias de la vida diaria, situadas en las diversas áreas de producción de nuestro país.