Contenido principal

Noticias

Ministra Matthei y Directora del Trabajo fiscalizan dos terminales del Transantiago

Una fiscalización sorpresiva a dos terminales del Transantiago en Quilicura realizó la Dirección del Trabajo (DT), actividad en la que participó la Ministra del Trabajo y Previsión Social, Evelyn Matthei.

20/01/2011

La directora nacional del Trabajo, María Cecilia Sánchez, acompañó a la ministra durante el recorrido inspectivo, del que también formaron parte el subsecretario del Trabajo, Bruno Baranda, y la senadora Soledad Alvear.

La acción fiscalizadora la ejecutó un equipo de la Dirección Regional Santiago Poniente encabezado por su director Ramón Ferrada.

Los inspectores ingresaron primero al terminal de la empresa de alimentadores Buses Gran Santiago S.A., que cubre la zona B, ya multada anteriormente por la DT, que todavía exhibe falencias estructurales, principalmente de higiene y seguridad, como la escasez de agua potable y baños en mal estado.

Al recinto sólo pudieron ingresar los inspectores de la DT. Las autoridades y los medios de comunicación debieron permanecer afuera.

Al cabo de la fiscalización, la DT dio plazo a la empresa hasta el 28 de enero para que solucione totalmente sus problemas. De no hacerlo, arriesga nuevas multas administrativas o, incluso, la suspensión del recinto.

Luego fue fiscalizado el terminal de la empresa Buses Vule, que administra el Troncal 3 del sistema de transportes. Este terminal sí pudo ser recorrido por las autoridades, comprobando el avance estructural que ha experimentado paulatinamente.

Al respecto, la ministra Matthei dijo que "hoy tuvimos dos ejemplos de realidades totalmente opuestas en el sistema de Transantiago. Por un lado, una empresa de alimentadores con problemas graves, y donde se pagan multas pero no se solucionan los problemas; y otra empresa que sí está mejorando sus condiciones y cumplimiento. Esto es lo que queremos: que las empresas cumplan, más allá de pasar partes".

La ministra fue abordada por dirigentes sindicales de Buses Gran Santiago, que brevemente le expusieron los problemas que enfrentan los trabajadores, como las presiones a los conductores para que trabajen diez horas diarias, con remuneración de horas extras, y el no pago de las cotizaciones previsionales desde septiembre de 2010.

Matthei dijo que "es necesario darle un trato digno a los trabajadores. Nadie que se sienta pisoteado en su trabajo puede tener buenas relaciones laborales, y por eso seremos muy firmes en materia de fiscalización; necesitamos que las leyes se cumplan y que los trabajadores sean respetados".

A la vez, la senadora Alvear recordó la reciente aprobación en el Congreso de la ley que permite caducar la concesión a operadores del Transantiago que no cumplan con las normas laborales, causal que no figuraba hasta ahora en los contratos entre esas empresas y el Estado.