Contenido principal

Noticias

Directora del Trabajo lamenta el insuficiente conocimiento de la Ley de Igualdad Salarial entre hombres y mujeres

María Cecilia Sánchez afirma que, "a un año de la ley, las conclusiones no son del todo buenas", y añade que debe intensificarse la difusión de la nueva norma en las empresas, sindicatos y trabajadoras.

18/03/2011

Un llamado a promover más intensivamente en la sociedad chilena las bondades de la Ley 20.348 sobre igualdad salarial entre hombres y mujeres, hizo la Directora del Trabajo, María Cecilia Sánchez, durante la presentación de un estudio que evalúa por primera vez el funcionamiento del nuevo cuerpo legal a un año de su promulgación.

La investigación "El derecho a ganar lo mismo" corresponde al Nº 27 de la serie "Temas Laborales". Fue elaborada por las investigadoras del Departamento de Estudios de la Dirección del Trabajo (DT) Helia Henríquez y Verónica Riquelme, y presentada durante un foro panel en el Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica.

En la jornada, Helia Henríquez expuso los principales hallazgos del estudio, mientras que los panelistas invitados: María Elena Valenzuela, de la Organización Internacional del Trabajo; Cecilia Halpern, académica de la Universidad del Desarrollo; Nancy Arancibia, del Sindicato Nº 3 de La Nación, y Pablo Bobic, asesor legal de la Confederación de la Producción y del Comercio, analizaron el estudio y el impacto de la ley desde sus perspectivas.

Una de las conclusiones del estudio es el escaso número de denuncias o de peticiones de aplicación de la ley que han llegado a la DT o a los tribunales laborales. De hecho, la investigadora señaló que existen doce casos, con distintos resultados.

Para la Directora del Trabajo está claro que aún queda mucho por hacer para que en el país estén suficientemente claros los alcances de la ley. Recordó que al poco tiempo de promulgada llegaron a la DT quejas de sindicatos por diferencias de sueldo entre hombres, ignorando que las nuevas normas sólo eran aplicables entre hombres y mujeres.

"Hay un desconocimiento de la ley y un desconocimiento también de la forma cómo las mujeres pueden ejercer sus derechos", afirmó María Cecilia Sánchez, agregando que "a un año de la ley, las conclusiones no son del todo buenas".

Citó, como ejemplo, lo que estima una capacitación insuficiente de los actores de esta ley, especialmente las empresas que no han incorporado el texto legal a su reglamento interno, ni menos elaborado las definiciones de cargo, esenciales para poder evaluar a hombres y mujeres y discernir si hay discriminación salarial o no.

Al respecto, aclaró que la ley impone la igualdad salarial entre ambos sexos, pero solamente cuando un hombre y una mujer ocupan el mismo cargo, desempeñan igual función y su experiencia y preparación específica son similares. "Ante una misma capacidad, la misma idoneidad y el mismo puesto de trabajo, la mujer debe ganar exactamente lo mismo, no puede haber desigualdad", subrayó la autoridad.

Por último, recordó que cualquier trabajadora que se sienta discriminada debe primero reclamar ante su empleador, el que tiene 30 días para indagar y resolver.

Si la trabajadora ha seguido el procedimiento interno definido en su empresa y no ha recibido respuesta, o ésta ha sido insatisfactoria para ella, puede recurrir a la Inspección del Trabajo, la que deberá fiscalizar la denuncia, ingresando el reclamo en virtud de los llamados derechos fundamentales. Se propicia entonces una mediación entre las partes que, si no da resultado, obliga a la Inspección a denunciar la infracción a los Tribunales del Trabajo, donde será iniciado el procedimiento especial de Tutela Laboral.